Tuesday, December 28, 2010

Antes de dormir.

Ya se armó la fiesta. Canta Sade, me gusta su voz aterciopelada, suave pero llena de ritmo. En la tarde estuve escuchando al Gato Barbieri, también en él se combinan aspectos que podrían considerarse opuestos y excluyentes, como melodías nostálgicas y a la vez llenas de alegres ritmos, es una música que no aburre y me entregué al placer de simplemente escuchar, sin hacer otra cosa. Una "belleza inteligente" (también hay bellezas tontas, como la imagen de Marilyn) La belleza de pensar. Le cuento a M... sobre la personalidad y conducta contradictoria de Jo... ese fingimiento de aristocracia cargado de vulgaridad, M... me plantea su ideaa de que lo vulgar estaría en los jóvenes pobres y en los viejos ricos, extraña combinación. Lo vulgar nos llama la atención, lo grocero no siempre es vulgar. Encendemos la televisión, a un mismo tiempo nos tapamos la cara con la manta, los colores saturados, el ruido, la velocidad del movimiento de los personajes, gritos estridentes, etc. nos hacen sentirnos "atropelladas" y apagamos la tele. M... tararea la música de la película "La doble vida de Verónica", admiro su memoria musical y su facilidad para los idiomas (pero Rusia es un lugar muy frío) Varela dice que el pensar no está centralizado en la cabeza, incluso habría un acto motor previo en el pensar, por ejemplo para percibir significativamente el "color rojo" de la silla que miramos. Pero Pablo Milanés canta lo contrario, adjudicándole a la cabeza el centro de la inteligencia de su amada. Amada, amor, me amas, te amo... ya casi no se dicen estas palabras, ahora solo hablamos de cariños. El amor también se ha vuelto algo transitorio y desechable, como los celulares. Siempre estamos conversando con M... y hoy surgió otra idea original y divertida, relacionarnos con el otro incluyendo paréntesis gestuales y corporales, como los pensamientos o como cuando escribimos, hacer el gesto imaginando que nuestro interlocutor no lo ve, porque es un paréntesis, como si en el momento de su expresión el otro quedara congelado, entonces podríamos mantener una conversación formal y de pronto hacer arrumacos si el sentimiento que nos provoca dicha persona es de cariño y ternura, continuar inmediatamente con la conversación como si nada hubiera pasado, como un pensamiento loco que no sale al aire. A M... le encanta el sushi y me incorpora en su preparación pero a mi no me gusta comerlo. No se si hemos ganado con esto de la globalización, lo bueno: es más fácil imaginarse a los japoneses al otro lado del planeta, lo malo: se ha perdido el misterio. No es tan mala la ignorancia, no tenemos porque saberlo todo. Ya es hora de irme a la cama. Ahí tengo una radio con casetera y me doy el gusto de dormirme escuchando música, dando vuelta y vuelta los casetes, los mejores son los que grabé directo de programas radiales, como los de "Estereo Azul" y "Radio Dos" de San José, Costa Rica.

Mañana me iré al trabajo caminando. Hay un punto en mi trayecto que me gusta mucho, una curva justo cuando se ve la laguna Sausalito enmarcada por el verde de los árboles del parquesito y de los cerros del fondo,  y una vegetación baja que flota alrededor de la laguna, todo difuminado por una suave niebla que me hace imaginar un paisaje misterioso y bucólico, como los del sur. 


 



Buenas noches.



2 comments:

Pamela said...

Amiga!! QUé bueno verte de nuevo escribiendo tan lindo, tan lindo, me volé con tus palabras, gracias por el momento, de verdad, gracias

Alís said...

Bonito trayecto tienes hasta tu trabajo. Supongo que así es más fácil ir con ánimo.

¿En serio crees que el amor caduca? Tal vez cambia, se transforma (aunque sea en odio), pero no muere ni desaparece.

En cuanto a los paréntesis en una conversación, fíjate bien porque seguro que ya los haces. Unos tienen traducción gestual y otros no, pero la mente no para de crearlos.

Curioso viaje el que me hizo realizar tu post. Me alegro de leerte. Espero seguir haciéndolo el próximo año.

Feliz 2011!!!!

Besos