Friday, February 23, 2007

Potrero de Garay, enero del 2007

Una semana en este bucólico lugar de la sierra de Córdoba. La rutina anti estress: despertar con el canto de la calandria, (que palabra más juguetona!), un rato flojeando en la cama, al baño sin apuro y sin mucho que hacer; el desayuno: mi te de mate (mi amiga mateaba de verdad), galletas integrales con sésamo, qué sabrosas!, y mermelada. "Qué haremos ahora?...", caminar por ese caminito al otro lado del rio; el almuerzo... algo simple; despues mi siesta bajo el sause eléctrico, con el canto y los ires y venires de una pareja de calandrias, instalada en un nido muy bien armado por otro pájaro... un jarabe para los nervios; "che!... qué haremos ahora?..." recorrer los puestos de artesanía a lo largo de la carretera, ir donde Blanquita y Cacho, a Alta Gracia... a comer pizzas por ahí... el regreso en medio de una noche estrellada, otro día que se nos fue igual de rápido que en la ciudad, pero con otro ritmo, un ritmo más cercano al de nuestros órganos, en mayor sintSin apuros, hay tiempo para todo, podemos comer algo y ver el festival de Cosquín, antes de volver otra vez a la cama. Mañana iremos al Cerro Pelao?...

3 comments:

belmar said...

Como fue tu regreso??

galatea said...

Cómo llegué de mis vacaciones?...
Me fuí y volví por Mendoza, en bus, agotador! pero interesante, quería
Mi trabajo?.. ya me siento agobiada, pero marcha bien.
El blog?... requiere tiempo y yo llego hecha polvo del trabajo.

María Inés said...

Galatea:
Tus vacaciones fueron mal organizadas, no se puede conocer tanto en tan poco tiempo.
Lamento tu experiencia y descansa, ya te vas a normalizar