Saturday, May 12, 2007

Spleen OTOÑAL

La noche de nuestra despedida, ante una pregunta mía, dijiste que veías en mí una frustración (no recuerdo con qué adjetivo la acompañaste: ¿gran?, ¿eterna?...) Sentí un nudo en la garganta y fui algo agresiva al pedirte que no intentaras ayudarme. Pero esta “frustración” no es de lo cotidiano. Cuando hago memoria, cuando voy despejando los detalles tontos de aquellos momentos breves pero eternos en el horizonte de los recuerdos, curiosamente, desaparecen las discusiones de pareja, la ausencia del padre, la pobreza familiar, las enfermedades... todo el mundo las tiene, por qué conmigo tendría que ser diferente, al final todo esto conforma un patrimonio que me da cierto valor agregado. La frustración, esta leal Frustración que llevo a pesar de estar bien, de sentirme bien, tiene otra historia y no le veo fin, ya ni me molesta. Esta frustración es existencial, es como la nostalgia... ¿de un mundo ideal?... es un dulce sentimiento masoquista. Sólo en un mundo imperfecto se puede sentir la ausencia de lo bello, desearlo desesperadamente, perseguirlo como una utopía y con suerte, tenerlo y gozarlo por fugaces momentos que luego recordarás y anhelarás por siempre, construyendo así tu eterna frustración, tu eterno spleen.

12 comments:

MentesSueltas said...

Desde un hermoso domingo en Buenos Aires, te envío un enorme abrazo.
MentesSueltas.

Luna Agua said...

Sí, en un mundo imperfecto. Talvez por esa inujusta creación es que esos momentos son tabn explosivamente hermosos. Bien valen la pena a pesar de todo.



Saludos

Caos said...

Formamos parte de nuestra historia, de nuestros temores y mas ocultos anhelos.
Quizás no sea frustración, sino simplemente una forma de ver nuestra propia existencia.

¿Mundo imperfecto? si, es el único. Quizás aquí resida lo que catalogas como "frustración" que de seguro es existencial, ya que lo único que frustra es una existencia vacía, y es vacia, no porque carezca de elementos, sino por que carece de la fuerza de los ideales, de los sueños, de los amores más arriesgados, de la locura de verse vivo pese a todo, de persistir aunque sea absurdo solo lo que nos rodea.

BELMAR said...

Desde que descubrí (gracias a Baudelaire)
la palabra "Spleen" definí una buena parte
de mis estados de ánimo post-adolescentes...
fue como renombrar una droga ya conocida...

BELMAR said...

N O T A


La (actual) música de fondo de mis blog corresponde a:


TITLE MUSIC "A CLOCKWORK ORANGE"


Tema compuesto para la pélicula "A Clockwork Orange" de Stanley Kubrick en 1971 por Wendy Carlos, compositora estadounidense de música electrónica nacida como Walter Carlos (debido a su transexualidad aparece en los créditos de la película bajo su nombre masculino). Pionera en el uso de sintetizadores -comenzando por el Moog- como alternativa al uso de orquesta, y en la reinterpretación de compositores clásicos bajo los términos electrónicos.

la bailarina. said...

la imperfección es necesaria , tal como lo dijiste....

deborahadaza said...

Alguien me dijo mas o menos lo que te dijeron a ti... y es triste ver como quien no tiene "esa frustración eterna" no hace nada para salir de su mediocridad, sigue siendo tan "complaciente" con su entorno y con su vida, y cuando se siente frustado ya no encuentra el retorno a busqueda.

Yo si creo que esta imperfección, esta locura de enfermos que vivimos es lo que nos reta a cambiar el mundo, a crear algo bello y si no bello si significativo, yo si creo que hay q tener una dosis de "frustración" de inconformidad, una dosis suficientemente alta para moverse y luchar, y crear.. espero que nunca la perdamos.

Un abrazo.

galatea said...

gracias!

Desde un laberinto said...

Las palabras tienen múltiples significados, no tienen traducciones unívocas, cambian según que otras palabras la acompañen, cambian según quiénes las emiten, cambian según los múltiples contextos por los que deambulan. Las palabras están vacías y somos nosotros las que las llenamos de sentido.
"Frustración", desearía creer que no se trata de algo que pueda ofender a la persona a la cuál se la dicen. Me gustaría pensar que cuando dijeron que veían "una frustración", era natural que se lo viera de ese modo. El texto comienza con "La noche de nuestra despedida"... ¿a quién no frustran esas noches? Despedirse de alguien a quién se quizo, se quiere y tal vez se siga queriendo siempre resulta una frustración. A veces vemos a la persona de la que nos despedimos como aquella que encarna tal frustración. Pero la frustración no está en la persona, tal vez esté en la despedida.
Tal vez hoy esté optimista, un abrazo y gracias por pasar por mi blog

BELMAR said...

NO LA HE VISTO!

BELMAR said...

PARAFRASEANDO A PARRA
-NUESTRO NICANOR PARRA-
"FINALMENTE NO SOMOS MÁS QUE
UN EMBUTIDO DE ÁNGEL Y BESTIA"

7Ventura said...

Mira, un corto basado en un poema de El spleen de paris de Charles Baudelaire, en concreto de "Las ventanas"


http://7potosi.blogspot.com/