Sunday, September 07, 2008

Café EXPRESS

Mira, aquí vienen por fin los cafés y con dos bombones.

El arte de comer lentamente un bombón sin ensuciarse los dedos.


-Ya sonríes.

-Ya me siento mejor. Pásame el azúcar. Me dieron ganas de seguir comiendo bombones.

-Ese es el truco, ahora llamas al muchacho y le pides la carta: tortas, kuchenes, estrudel de manzana... tu paladar ya está dispuesto para...

(ese beso... que no me das)

-Me gusta este lugar, tan cerca de lo cotidiano y a la vez tan lejos del bullicio y del smog, del trabajo... ¡Mira ese balcón! ya tiene flores.

La calle con sus adoquines y este café con su toldo me llevan fantasiosamente a otros lugares.

-Te ves bonita con esa bufanda...

Comer y conversar, ya está aquí la torta. Una torta, un tenedor, un cuchillo y una boca golosa. El arte de usar bien los implementos. Mi tenedor y mi cuchillo separando pequeñas porciones de selva negra. Siempre me he complicado con el uso de estos dos artilugios, quizás nunca he sido diestra y por eso este enredo. Te miro de reojo, la cucharita del café sale de tu boca limpia de espuma... “cucharitas”, café "Spoon" de Heredia... Bebes el café, me hablas y yo nada escucho, ríes y yo enredada con los recuerdos, el tenedor y el cuchillo: mano izquierda con el tenedor, mano derecha con el cuchillo, corto, paso el tenedor a la mano derecha para así llevarme un trozo de torta a la boca, qué complicado y largo es el camino, te miro, me sigues contando las mil y una anécdotas de tu viaje al Caribe.

-El calor, la humedad y los mosquitos eran insoportables... usábamos unos inciensos, supongo que el humo los espanta...

Sólo falta verte fumar un cigarrillo, pero tú no fumas y yo tampoco.

Qué complicado y largo es el camino. Paso la punta de mi lengua por mis labios con chocolate y café.

-¿Hasta cuándo vas a estar aquí?...

-Hasta hoy...

-¡Tan pronto!...

¿Y sí me quedo un día más?...

-La cuenta, por favor.

Demora el garzón y me pongo ansiosa.

-Gracias.

Y nos despedimos con un tímido beso.

Me quedo con el sabor a poco y, mientras me alejo, trato de recordar tu sonrisa y tus últimas palabras.




¡en la variedad está el (buen) gusto!

12 comments:

SoL said...

hola, gracias por hacerme vivir unas muy lindas noches de musica, respecto a eso de las tortas comidas con implementos tales como el cuchillo y el tenedor es una lata, yo simplememnte tomo la cuhara de mi café y corto cada trozo, para que complicarnos la existencia???, debiste haberte quedado, yo que tu lo hubiese hecho, 1º te hubieses quitado el gusto a poco y 2º ahora la historia que nos contaras sería dstinta...

bueno cuidate querida amiga y te dejo muy cordialmente invitada a mi blog para que conozcas un poco de mis culpas...

me despido dejante muchos besos y abrazos de un SoL culpable...

Perro indoméstico said...

¿Habrás sido el café "Mosqueto" aquel lugar"?
Tiendo a pensar que si , tal vez no .

Bombones , creo que nombraste a los bombones no? los bombones tienen un alcaloide , es decir , un modificador de los estados de conciencia .

Saludos

lux said...

hola

Yoy_Spica said...

El texto me huele a barrio bellas artes... por una pequeña y estrecha calle... con toldos que traen bellos recuerdos... no tan añejos.

Saludos desde las estrellas olvidadas!

*SPICA

esteban lob said...

...pero pese al final esperado que contrariamente al de las películas no se produjo, te quedaste de por vida con gusto a café y bombones.
¡Algo es algo!

Un abrazo.

Pamela said...

El cheeseckae de Spoon todavía lo recuerdo ¿qué hacías tu por ahí? Abrazotes

galatea said...

"Amigo":
sobre "el café expres"... quizás al cortar una relación justo cuando algo más puede pasar o al no dar las facilidades para que algo más ocurra, es sólo para guardar el bello recuerdo de todo aquello que "pudo" llegar ser... la posibilidad, la duda, el misterio... cargado de sentimiento y sensaciones del minuto y su paisaje, eso queda con fuerza para siempre... blablabla... pura poesía, al poeta le gusta quedar a medio camino, la idea de seguir la historia como una teleserie con pololeo, matrimonio, vida doméstica, separación... espanta y paraliza.

Lilith said...

Pasar el tenedor de la mano izquierda a la derecha y luego atrás, volver atrás, siempre volver atrás, a esa tierra húmeda, llena de mosquitos, a esa tierra llena de incienso y calles floreadas...
Gracias por tu visita y por ese pedacito de recuerdo...
Abrazos desde Chiloe.

Sureando said...

Tienes razón Galatea, al poeta le gusta quedarse a medio camino...
Muy buena entrada, me trajo recuerdos.
Un abrazo

BELMAR said...

No te rias, Amada & Odiada, según el devenir de la economía semanal, el personaje, ya no tiene disfunción, sino trauma, además ahora es sociópata... jeje

Perro indoméstico said...

Ahora se que no es el café Mosqueto .

Saludos .

Perro indoméstico said...

El calor , la humedad y los mosquistos me lo dijeron pues .

Un saludo , viajera .