Wednesday, March 04, 2009

Clic, clic, clic...























Qué manera de sacar fotos, clic, clic, clic... Nunca había visto estos rollos, ¿trigo?... ¿cebada?... ¿alfalfa para los animales?... sólo una máquina los puede dejar así de perfectos, y eran kilómetros y kilómetros de campos sembrados por estos tubos.

Por fin llegamos a la caleta de Bahía Mansa, con sus botecitos amarillos...
























y sus humildes casa forradas en tejuelas de alerce,
desteñidas por la lluvia y
el sol, perfectas para una acuarela.




















Esta es la playa de Maicolpué, rodeada por cerros de bosques nativos.
Una playa linda pero de aguas muy frías.




















De vuelta a la ciudad. La cámara dispara su último clic.


¿Cuánto lograré retener en mis recuerdos?...
¿a dónde quedarán los aromas de las plantas,
el murmullo de la fría brisa, el canto de los pájaros...
el sentimiento de breve libertad,
la alegría de un paseo de media tarde?...

7 comments:

Ulysses said...

Es un agrado ver fotos tan bellas.

Gracias Galatea

BELMAR said...


Felicidades en el día de la Mujer!!!

Excelentes tomas, Galatea.


«Hace años que la temperatura es la necrópolis del viento»


Belmar


Pamela said...

Tanto tiempo sin andar por aquí, y me llevas a un paseo increíble. Ganas de estar allí, ganas de volver pronto, ganas, muchas ganas.

Perro indoméstico said...

Eso se va y no vuelve ; más bien se queda allá ¿o nos llevamos algo dentro de nosotros?
Dicen que en el universo nada se pierde , sólo se transforma .
Los trigales son oceanos dorados en esta época allá en el sur , magnificos y extasiantes .

saludos .

SUREANDO said...

¡Qué paseo!
Me quedo con la casita de tejuelas.
Lindas fotos.
Beatriz

Marcelo Munch said...

La respuesta la sabe un suspiro tuyo.

Saludos

Lilith said...

Son hermosos tus posts y tus fotos.
Me quiero devolver al sur.
Que bello tu país.
G