Friday, March 13, 2009

... On My Mind.










Mi ciudad favorita.

Isla Teja, río Calle-calle.


Y como un ritual:
salgo otra vez del terminal y cruzo hacia la costanera y me voy bordeando el río Calle-calle.
Camino disfrutando del reflejo de sus calmadas aguas hasta llegar al puerto fluvial,















en la mañana lleno de feriantes y de los puestos con salmones, sierras gigantes, merlusas... almejas, choritos, choros maltones, piures... (se me hace agua la boca) erizos, jaibas...
tomando sol y esperando los restos de pescado, están los lustrosos y
gigantes lobos marinos, asustando y divirtiendo a los turistas con sus bramidos.



Se hace tarde, doy la espalda al río y me detengo a mirar esta esquina...




y esta otra esquina con este edificio de colores llamativos.
























Cómo me gustan estas casas pintadas sin prejuicios.

















Cada vez que vengo a Valdivia
me paro a mirar el río
desde este escondido jardín.
El viento desordena mis pensamientos.
Pasan los años,
los cerros están menos verdes,
pero el río sigue azul.




2 comments:

BELMAR said...




"La imaginación sólo nos es útil cuando nuestra mente está libre de prejuicios, uno solo de ellos basta para enfriarla."

Marqués de Sade

Pamela said...

Sin duda que hay gente linda por la que vale la pena volver, querida Galatea. Y lugares también, como esta ciudad encantada que es Valdivia.